Reseña de «Hello lighthouse» por Edgar Max

Os presentamos una reseña sobre HELLO LIGHTHOUSE, un libro ilustrado, que se publicó en abril de 2018 y por el que la artista australiana recibió en enero de 2019 la -Randolph Caldecott Medal- por sus ilustraciones. El artífice de esta recensión es nuestro amigo Edgar Max [creador del personaje Bill el Largo y de las tiras cómicas -Faros de Tinta-]. Nos la ha enviado desinteresadamente junto con las ilustraciones que contiene el libro.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Hello-Lighthouse-3.jpg

HELLO LIGHTHOUSE

“En la roca más alta de una isla diminuta en los confines del mundo, se alza un solitario faro…”

Así podrían comenzar un millón de relatos de acción, aventura, misterio o terror. Pero este, amigos, no es uno de ellos.

En “Hello Lighthouse” de Sophie Blackall se nos cuenta una historia sencilla y hermosa sobre un faro y la gente que lo habita… Esto es, hasta que llega la implacable modernización de las luces y deben abandonarlo. No hay intriga alguna ni misterio que resolver, no hay camino del héroe que seguir ni némesis que vencer. Imposible hacer spoilers de este cuento. Simplemente se narra el transcurrir de las estaciones en la soledad de la torre y la cadencia amorosa y plácida de la vida en familia. Cuando las cosas cambian y el farero debe mudarse con los suyos, no hay tragedia ni dolor, tan sólo la aceptación de lo inevitable y quizá un poso de nostalgia. Entiendo que, así contado, no corráis a vuestra tienda más cercana para haceros con él…Pero echad un vistazo a las fotos y entenderéis que en esta historia, donde “sólo” se pretende reflejar el ciclo de la vida constreñido en las paredes de un faro, os podréis perder durante horas cual farero que atisba la mar con su catalejo. ¡Y además salen ballenas! ¡Qué más se puede pedir?

Salud!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Hello-Lighthouse.jpgLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Hello-Lighthouse-2.jpg

Ballenas y faros, dos de las pasiones de Edgar Max. Gracias