«De vuelta al faro» por David G. Sui

Hoy os traemos un relato muy emotivo de la mano de David G. Sui. Este nuevo colaborador reside en Madrid. A David le encantan: la literatura, la poesía y la fotografía [por ese orden]. Nos cuenta que ha realizado varios cursos de relatos con Isabel Cañelles, profesora de escritura y meditación.

David nos agradece que le hayamos brindado la oportunidad de participar en el blog, pero en realidad somos nosotros los que te agradecemos que hayas colaborado en el blog con este interesantísimo relato.

De vuelta al Faro

A veces tampoco llevo bien este confinamiento y la tristeza también me moja. Aunque en estos últimos años he aprendido a ponerme un chubasquero y caminar hacia el faro, donde sé que podré calmar y descansar por un tiempo. En el faro me seco, caliento mis pies en la chimenea y miro más allá de la lumbre, con la mirada perdida, recorro mi vida y una media sonrisa ilumina mi rostro. A través de mis enfermedades y las cicatrices que se han quedado dibujadas en la piel y en el alma, aportándome unas dosis de respeto hacia mí mismo y un saber estar alerta y atento a esos pensamientos recurrentes que pueden llevarme al fondo del mar, mientras una opresión en el pecho me puede arrastrar a una nada silenciosa y paralizar mi vida. Ahora me duele la tripa, estoy tenso. El cuerpo me avisa, es hora de cambiar el foco de atención. La lluvia sigue cayendo. Dentro sentado cerca del fuego, en una silla de madera que restauré con mis propias manos, respiro profundamente mientras bebo un té verde y me quedo ensimismado, la lumbre chisporrotea por el azote del viento. Es hora de apagar la luz, abrazar el silencio y volver a la ternura de la inocencia.

David G. Siu

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es faro-Estaca-Bares-David-Siu-780x1040.jpg

Linterna del faro de Estaca de Bares (A Coruña), también perceptible por los aviones. Esta foto la hice en el verano del 2021. El faro fue erigido en 1849 a instancias de las autoridades inglesas frente a la línea que deslinda imaginariamente el Atlántico del Cantábrico. Y en el último punto adonde se llega cómodamente está pintada en una roca la latitud (43º 47’) de la punta más boreal de la Península.