Entrevista a Pablo Wessling, autor de «Tres chicos buenos»

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Portada-pablo-W.jpeg

Pablo Wessling lleva más de diez años trabajando en televisión. Es conocido por los fans de Operación Triunfo por haber estado en el departamento de Casting y en la selección de canciones de la última generación de triunfitos. Pero, lo que pocos imaginaban es que sorprendería escribiendo una novela de ficción. Este 2021 se ha lanzado con su primer título «Tres chicos buenos». Una novela de lectura rápida y entretenida, donde los lectores se han encariñado con los tres personajes y que tiene un gran protagonista, el Faro de Trafalgar. Explicar por qué se dirigen a ese faro, sería desvelar un trama que atrapa desde las primeras páginas, pero sí podemos decir que está presente en todo el argumento.

Esta novela no es su primera incursión en el mundo de las letras. El año pasado, junto a Natàlia Albert, publicó un libro infantil llamado «Rita pinta con su tinta», donde un calamar enseña a dibujar animales marinos paso a paso. Ahora, ha dado un paso más y se dirige hacia un público más juvenil y adulto.

¿Cómo surge la idea de centrar la historia de tu novela en el faro de Trafalgar?

Llevo algunos años veraneando en los Caños de Meca y ese faro siempre me ha fascinado. He visto las puestas de sol, he leído sobre su historia y siempre me ha parecido muy enigmático. Es mágico, además, por las noches, estés donde estés, ves el faro iluminar el mar y toda la zona. Es por eso que tenía claro que el argumento llevase a los tres protagonistas hacia ese faro.

A la hora de hacer la cubierta, hablando con Alfonso Casas, vimos claro que el faro tenía que aparecer.

Sabemos que tras la publicación de tu novela has empezado a grabar vídeos para promocionar tu novela junto al faro de Trafalgar ¿cómo te has sentido?

Ha sido muy especial. El año pasado visité el faro que tenía la novela escrita, pero aún no sabía si vería la luz. Volver al año siguiente, con la novela entre mis manos ha sido muy especial. Ha sido muy bonito ver también que mucha gente me enviaba fotos mientras leían el libro con el faro de fondo. Además, el día que visité el faro, vi a un grupo de tres amigos que lo visitaban y me pareció bastante mágico.

El final queda un poco abierto, sin desvelar cómo acaba la historia, ¿podemos creer que embarcarás a los tres amigos en un próximo viaje o esta historia la cierras definitivamente?

Yo creo que más que abierto, hay algunas historias que pueden continuar, es por eso que muchos lectores se quedan con ganas de más. A mí me encantaría que estos tres amigos decidan reunirse otro verano y hacer otro viaje…

¿Dónde disfrutas más, trabajando en televisión o sentándote a escribir historias?

Las dos cosas tienen lo suyo. Trabajar en televisión es muy trepidante y exige mucho, pero yo lo disfruto. Además, me gusta mucho del trabajo en equipo cosa que en la escritura echo de menos.

Escribir me despierta otras cosas. Mientras escribo, estoy enganchado a mi propia historia y luego es muy agradecido el contacto con los lectores. Cada uno destaca cosas diferentes de la novela, o empatiza más con unos u otros personajes y es muy divertido hablarlo con ellos.

¿Qué ha supuesto para ti recibir el premio “Rincón por la Diversidad”? Para aquellos que lo desconozcan diremos que es una gala que se celebra con motivo del Día del Orgullo LGBTI+ en Rincón de la Victoria, Málaga y en la que conceden premios como reconocimiento en favor del colectivo.

De todo lo que he vivido tras publicar la novela, este premio fue lo que más me emocionó. Te explico el porqué. De adolescente jamás leí un libro (ni vi series ni películas) con protagonistas lgtbi, eso te hace crecer creyendo que eres un bicho raro cuando no lo eres. Con esta novela, quise escribir ese libro que a mí me hubiera gustado leer cuando era más joven, para demostrar que un personaje también puede ser lgtbi y vivir aventuras de todo tipo. Que me concedieran el premio desde Rincón de la Victoria, significó que así se había entendido y que realmente este libro sí podía ser un referente. Por eso me emocionó y les estoy eternamente agradecido.

Gracias Pablo