«Seis segundos» por Fran Sanabre

Primer domingo del mes de agosto y segundo relato de nuestro amigo Fran Sanabre @faroabandonado. Vamos a disfrutar dentro de la sección “faros macabros” de un nuevo relato ambientado en un remoto e inaccesible faro. Se trata de Þrídrangaviti, un faro islandés, considerado como el faro más aislado del mundo, pero centrémonos en lo importante…

Seis segundos

Siempre he cortejado a la muerte, pero nunca como aquella noche de tormenta en que, navegando en solitario al sur de Islandia, mi velero se hizo añicos contra las rocas a los pies del faro de Pridrangar.

No soy un hombre temeroso, o al menos no lo era hasta entonces. Ni al doblar el Cabo de Hornos o practicar escalada libre, ni en San Fermín, ni en todas las peleas de bar con las que pretendía llenar mis noches vacías. No. No hasta entonces. No temí cuando las orcas atacaron la pala del timón del «Santa Ana» dejándolo sin gobierno y a merced de la tempestad, ni tampoco al chocar con violencia y hundirme junto a mi barco. No. Tampoco al sentir la presión del agua en mi cuerpo al ser arrastrado a las oscuras profundidades. Me ahogaba, moría, y había aceptado el final, pero algo (o alguien) sujetó mi mano… Y entonces desperté en el faro.

Abrí los ojos como después de un mal sueño y contemplé la total oscuridad. Diluviaba tan fuerte que no escuchaba las olas. Olía a tormenta y mar. Una puerta abierta dejaba colar a un insolente viento cargado de salitre y violentas gotas de lluvia. De pronto, una fuerte luz venció a la noche por un segundo para volver a dar paso a la total oscuridad. Conté hasta seis y el brillo volvió: Era la lente del faro. Miré a mi alrededor, estaba en una pequeña habitación sin muebles ni ventanas, sólo la puerta.

Necesité sólo un momento para verlo todo: Un pequeño generador y una especie de cuadro eléctrico, nada más. Bueno, y la mujer que me observaba sentada en un rincón como si allí no pasará nada.

  • Tranquilo, no tengas miedo.
  • No tengo miedo.
  • No te levantes, te has dado un buen golpe.

Me levanté. Sí que estaba magullado. Salí a comprobar dónde estaba y efectivamente, en lo alto de una roca inaccesible de cuarenta metros de altura. Algo no cuadraba.

  • Necesito que me expliques cómo hemos llegado hasta aquí.
  • Naufragaste y yo te salvé. Escalé la roca contigo a la espalda.

Aquello era imposible, no tenía sentido. Sólo era una joven delgada y no muy alta, pesaría la mitad que yo. Y muy guapa, por cierto. Demasiado guapa. Tanto que no seguí investigando mucho.

  • ¿Y tú de dónde has salido?
  • Del mar.

Medité por unos segundos. Me senté en el suelo, a su lado. Esperé a que la luz la bañara.

  • ¿Estamos soñando?

Oscuridad. Ella esperó también.

  • Depende. Para mí, en cierto modo, esto es un sueño.

Se me hacía más hermosa con cada nuevo destello del faro. Hacía preguntas que ella contestaba ambiguamente mientras yo contaba hasta seis para volver a verla. La importancia de las respuestas cedió a la importancia de su mirada, su boca y su pelo.

  • Eres preciosa. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis…
  • Gracias.

Se había acercado a mí durante el intervalo de sombra. Hice lo mismo. Jugamos a acercarnos mientras no nos veíamos hasta que nuestras bocas rozaron. Mi pecho latía con vida.

Llegaron los besos. Primero despacio, luego no. Su boca era húmeda, caliente y carnosa, su piel, terciopelo, su cadera, el lugar donde mis manos querían descansar para siempre. Si estaba muerto, aquello era el cielo.

Y mientras la tierra giraba, se libraban guerras o se perdía el tiempo en un atasco, mientras todo, lo relevante y lo mundano, pasaba, nosotros nos comíamos escondidos en el lugar más inaccesible y alejado. Los amantes del faro del fin del mundo.

Hicimos el amor hasta el amanecer, hasta mucho después de ver el último destello del faro, apagado automáticamente por la mañana. La tormenta había cesado. Aprovechamos los primeros rayos de sol y nos tumbamos desnudos en el helipuerto.

  • Dime la verdad, eres un fantasma.
  • Nooo.
  • Una sirena.

Ella negó con la cabeza mientras reía.

  • Eres una de esas mujeres foca de las Islas Feroe.
  • Jajaja, no. ¿Me estás llamando foca?
  • -¡No! Dios me libre.

Seguimos allí tumbados riendo hasta que llegó el helicóptero de rescate.

  • Tienes que irte. No preguntes por qué, hay cosas que no se pueden explicar, pero no puedo ir contigo. Todavía no, nuestra hora no ha llegado. Te queda mucho por hacer y por vivir, ya lo entenderás. Volveremos a vernos.
  • No me has dicho cómo te llamas.

A pesar de estar solos, se acercó y me susurró su nombre al oído.

  • Guárdame el secreto. Y ahora cierra los ojos y cuenta hasta seis, como anoche
  • y eso hice. Entonces desapareció.

Me quedé allí solo y confundido, con unos minutos para pensar en ella antes de que llegara el rescate. Me había enamorado y ya la echaba de menos. Por un momento me invadió la idea de no volver a verla más y, por primera vez en mi vida, tuve miedo.

Continuará.

2 x 1 en faros: El Rompido por Ángeles

Seguimos compartiendo con todos vosotros las fotografías de nuevos colaboradores. En esta ocasión es el turno de Ángeles, una vallisoletana con un corazón muy marinero. Decimos esto porque cada vez que su trabajo se lo permite se va a la costa a disfrutar. Le da igual el Cantábrico que el Mediterráneo, aunque sabemos de buena tinta que le encanta el Atlántico y en especial la costa gaditana aunque a la onubense también va cuando puede, prueba de ello son las fotografías que nos ha enviado. Ángeles es una enamorada de las costumbres, pueblos y playas del golfo de Cádiz. No descartamos que algún día decida irse a vivir allí.

Los faros de El Rompido son dos: el primero se encendió por primera vez el 29 de mayo de 1861. Está situado en la punta del mismo nombre, en la localidad de Cartaya, provincia de Huelva. Estaba equipado con un aparato óptico de 3er orden y su lámpara utilizaba el aceite de oliva como combustible.

En 1975 fue reemplazado por el nuevo faro, por lo que se desactivó definitivamente. El nuevo faro es mucho más alto y tiene un alcance mucho mayor.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Angeles-Rompido-2-1040x780.jpg
Linterna del antiguo faro de El Rompido
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Angeles-Rompido-4-780x1040.jpg
El nuevo faro de El Rompido
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Angeles-Rompido-6-780x1040.jpg
En esta fotografía Ángeles ha sacado los dos faros, las diferencias son más que evidentes
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Angeles-Rompido-3-780x1040.jpg
A la izquierda, el viejo faro y a la derecha, el actual

En la próxima entrada os mostraremos las fotografías de otro de los faros que ha visto Ángeles. ¡Os va a sorprender porque no está en el golfo de Cádiz sino en otra de las zonas que le encanta visitar!

Vistas «desde» el faro de Cabo de Palos por Dulce y Salva

Hoy, os traemos de la mano de Dulce y su pareja Salva, fotografías con vistas extraordinarias realizadas «desde» el faro de Cabo de Palos. Sí, habéis leído bien, «desde el faro» que no es lo mismo que vistas del faro.

Esta pareja residente en el municipio de La Unión aprovecha la cercanía de Cabo de Palos para visitar la zona y disfrutar de sus rincones y por supuesto, de unas sensacionales puestas de sol. Cuando el trabajo se lo permite y tienen la tarde libre no lo dudan, se ponen los cascos y se trasladan al faro y sus alrededores dando un paseo en su moto. Una de esas tardes, se inscribieron en PlanOut para poder subir al faro de Cabo de Palos y poder observar desde la torre las impresionantes vistas tanto del mar Mayor (Mediterráneo) como del mar Menor. Además de apreciar el ocaso del sol. Según palabras de la propia Dulce, es un lugar mágico que no te cansas de visitar.

Pues bien, esta simpática pareja nos ha enviado unas fotografías muy ocurrentes puesto que no son las convencionales del faro sino desde el faro. Y eso lo agradecemos porque nos apasiona que todos los que nos leéis no os dejéis influenciar por los cánones de fotografía sino que impongáis vuestro criterio y creatividad.

Gracias por estas fotos singulares desde una perspectiva diferente.

Hermosa vista del pueblo de Cabo de Palos desde la torre

Nos vamos de «faros» a Mallorca con Santi y MariE (2ª parte)

Continuamos contemplando los hermosos faros que nuestros amigos Santi y MariE tuvieron la oportunidad de ver durante su reciente visita a la isla de Mallorca.

Tras dejar atrás el faro de Formentor se desplazaron hasta la bahía del Puerto de Sóller, donde pudieron ver hasta tres faros. A la derecha se encuentran: los dos faros de La Cruz -far de Sa Creu- (el antiguo y el moderno) y a la izquierda, el faro de Cabo Gros -far del Cap Gros-.

El faro primigenio de La Cruz -faro de Sa Creu-, también conocido “antigua faroleta del Bufador” -antiga faroleta des Bufador-, se inauguró el 15 de septiembre de 1864. Está ubicado al lado de una «chimenea o bufador» que expulsa agua del mar cuando hay temporales. Como consecuencia de la existencia de esa «chimenea», el faro está en ruinas. Desactivado al encender el actual faro de Sa Creu el 30 de mayo de 1944.

Mientras que el faro de Cabo Gros -faro del Cap Gros-, también conocido como “faro de La Muleta” se encuentra situado a la izquierda de la bahía en el Morro des Xoriguer, en un promontorio llamado Punta Gros o La Muleta. Se inauguró el 20 de febrero de 1859.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Soller-1-842x1040.jpg
El faro de Cabo Gros situado  a 120 metros sobre el nivel del mar domina toda la bahía

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Soller-2.jpg
La torre del faro del Cap Gros mide 22 metros

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Soller-4-1040x691.jpg
El faro de La Cruz situado a escasos metros del antiguo faro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Soller-3-1040x885.jpg
El faro Sa Creu a pesar de medir sólo 13 metros destaca sobre el resto de edificaciones

En la próxima entrega sabremos cuál fue la siguiente parada de nuestros amigos Santi y MariE. No os la perdáis.

1 de mayo efemérides sobre los faros (1ª parte)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es one-mayo-one.jpg

Mayo

Día 1

-1 de mayo de 1810 el Congreso de los EE. UU. aprueba una ley que autoriza al Secretario de Hacienda a construir un faro en la isla Presque o cerca de ésta. Así, se construye en 1818, “Erie Land lighthouse” en el lago Erie, Presque Isle, estado de -Pennsylvania- Pensilvania (Estados Unidos).

-1 de mayo de 1818 se enciende por primera vez “Inishmore lighthouse” en Dun Oghil, Inishmore Island, Aran Islands, bahía de Galway, condado de Galway, provincia de Connacht (Irlanda). Cuenta con siete lámparas de aceite y una óptica giratoria que emite destellos, este hecho sirve para diferenciarlo de “Loop Head lighthouse” y de “Clare Island lighthouse” que emiten una luz blanca fija.

-1 de mayo de 1840 se inicia la construcción del “farol do Mucuripe”. Los encargados de las obras son los ingenieros Júlio Álvaro Teixeira de Macedo y Luís Manoel de Alburquerque Galvão y el ingeniero de faros, Trumbull. Los esclavos son los que las ejecutan y durarán seis años. Se construye en mampostería, hierro y madera. El proyecto se había aprobado en 1826, pero hasta 1838 no se ordenó ejecutarlo. El faro se encuentra en Mucuripe, municipio de Fortaleza, estado de Ceará (Brasil).

-1 de mayo de 1847 debido a la erosión del mar, queda completamente rodeado por el agua “Cape May lighthouse”. Por ese motivo, las autoridades deciden apagarlo. El faro se encuentra en el cabo homónimo, condado de Cape May, estado de Nueva Jersey (Estados Unidos).

-1 de mayo de 1850 se enciende por primera vez el “faro de Colón”. Es un faro de 1.er orden. Se encuentra en la Punta de Maternillos <un pequeño saliente del cayo Sabinal>, Santa María del Puerto del Príncipe, departamento Central, isla de Cuba {territorio de ultramar del Impeiro español}. En 1878, desaparecieron los departamentos y pasó a pertenecer a la provincia de Camagüey [división que permanece en la actualidad]. En 1898, tras la independencia de Cuba, Santa María del Puerto del Príncipe cambió su nombre al actual, Camagüey.

Un faro en el Jardín Botánico de Gijón por Adán Muñiz (2ª parte)

Continuamos con el recorrido que hizo nuestro amigo Adán Muñiz por el Jardín Botánico Atlántico, situado en Gijón, Principado de Asturias. Os recordamos que tras recorrer el laberinto de laurel se encontraba a punto de alcanzar su objetivo, la réplica del faro de Cabo de Torres.

El Jardín Botánico se inauguró en abril de 2003. Cuenta con cuatro áreas temáticas: el Entorno Cantábrico, el Jardín de La Isla, el Itinerario Atlántico y la Factoría Vegetal. Su principal objetivo es dar a conocer la flora y vegetación existentes en el Atlántico norte.

El “Bioma Boreal Americano” se inauguró en septiembre de 2018 junto con el “Laberinto de laurel”. Estas dos nuevas áreas en el Jardín Botánico buscaban por una parte dar a conocer nuevas especies y por otra, aumentar las zonas de ocio. Además, el Laberinto se consideró un espacio de diversión y aprendizaje para aquellos que lo recorriesen. La instalación del faro en su interior fue un guiño al enfoque que se le da al Laberinto, ya que al simular las olas se pretendía que el faro guiase a los intrépidos que se adentrasen en él. Además, la luz del faro se enciende cuando se pone el sol para que los visitantes no se pierdan y lo encuentren.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-8-780x1040.jpg
Tras seguir la última pista nos damos de bruces con el faro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-9-780x1040.jpg
La réplica del faro de Cabo de Torres no deja impasible a nadie

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-3-780x1040.jpg
Desde esta perspectiva el faro parece mucho más grande

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-780x1040.jpg
Pero lo mejor está por llegar…

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-5-780x1040.jpg
En el interior del faro nos encontramos una recreación del tallo de una planta

El interior del faro simula el tallo de una planta y se pueden ver los tejidos vasculares de la misma: floema primario, floema secundario, cambium vascular, xilema secundario y xilema primario.

Muchísimas gracias Adán y no solo lo digo por las fotografías sino por toda la ayuda prestada…

Un faro en el Jardín Botánico de Gijón por Adán Muñiz (1ª parte)

Todos sabemos que los faros se encuentran en algún punto estratégico con la finalidad de servir como ayuda a los navegantes por lo que nos sorprende gratamente que en el Jardín Botánico de Gijón -Xixón- hayan instalado una réplica del faro de Cabo de Torres. Eso es lo que ha tenido que pensar nuestro buen amigo Adán Muñiz al realizar una visita familiar al Jardín Botánico y encontrarse un faro en mitad del laberinto de laurel «Laurus nobilis».

Antes de mostraros las fotografías queremos presentaros a Adán, un licenciado en Historia, que ha trabajado en uno de los archivos nacionales más importantes del país. Es un amante de lo insólito, apasionado de la mar y aventurero de profesión, buen padre, mejor amigo y por supuesto persona.

Bueno, sin más demora vamos a disfrutar de las fotografías que Adán le ha hecho a esta réplica del faro {con un tamaño menor que el original} instalada en diciembre de 2019 en el laberinto del Jardín Botánico.

Como curiosidad os diremos que el Jardín Botánico fue una idea del industrial gijonés Valdés. En su origen era de uso privado pero posteriormente pasó a manos públicas, hecho que no ha cambiado en la actualidad.

El “Laberinto de laurel” tiene una forma que simula las olas del mar;  se puede recorrer siguiendo unas preguntas de botánica que van indicando el camino correcto y en el centro se encuentra el faro.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-11-780x1040.jpg
Iniciamos el camino del laberinto en busca del faro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-10-1040x780.jpg
Nuestro sentido de la orientación nos acerca a la cúpula del faro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-4-1040x780.jpg
La decoración del laberinto está cuidada al máximo para asemejarse lo más posible al mar

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-6-1040x780.jpg
Nuestro objetivo está bastante cerca…

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jardin-Gijon-2-1040x780.jpg
Última decisión y llegaremos al faro ¿o no?

Mañana seguiremos el recorrido por el laberinto con nuestro amigo Adán para alcanzar el ansiado faro. No os lo perdáis.

«Eldred Rock» por Fran Sanabre

Es domingo y como sabéis solemos dedicar esta día a las actividades culturales: entrevistas con escritores, publicaciones de poesía y por supuesto a los relatos de nuestro amigo Fran Sanabre @faroabandonado. Desde hoy y durante todos los domingos del mes de agosto vamos a poder disfrutar dentro de la sección “faros macabros” de unos relatos muy jugosos.

Eldred Rock

Ponte la rebequita porque hoy nos vamos a Alaska. Aunque de poco hubiera servido la ropa de abrigo a las condenadas almas que se hundieron con el “Clara Nevada” junto a Eldred Rock, en las gélidas aguas del canal Lynn.

Era el 5 de febrero de 1898 cuando el “Clara Nevada”, en plena fiebre del oro, zarpó de Seattle con una tripulación de 40 hombres y 165 pasajeros a bordo. Transportaba una carga de 800 libras de oro (aproximadamente 360 kilos), unos 20 millones de euros de hoy.

Dicen por ahí que también transportaba… ¡Dinamita!

Tras dejar gran parte del pasaje en los campos de oro de Klondike, el buque de vapor continuó rumbo a Skagway con su tripulación y entre 25 y 40 pasajeros, pero nunca llegó a su destino. Chocó durante la noche con una roca al norte de Eldred Rock sin que hubiera supervivientes.

La dinamita… Me pregunto si el barco se habrá ido a pique rápidamente o saltó por los aires envuelto en llamas, porque es un dato que no sé. Me gusta lo de las llamas porque soy un romántico y es más espectacular. ¡E irónico! Arder en medio del mar…

Y hasta aquí la historia del “Clara Nevada”.

¡Ah, el faro, claro! Pues vino después, allá por 1905. Es de primero de farero: ¿Qué se construye en zona de naufragios? Una librería no. Pero el faro de la isla de Eldred Rock, conocida como Nechraje en nativo, no está maldito, que yo sepa. Pero una vez pasó algo:

Una noche, diez años después del naufragio, una fuerte tormenta azotó el faro. Por la mañana, el farero, que salía a inspeccionar los daños, se encontró con la fantasmal figura del “Clara Nevada” varado en la costa, que volvió a desaparecer a la noche siguiente.

Lo que nunca volvió a aparecer fue el oro.

Una pared repleta de faros por Diego Riera

Los amantes de los faros no tienen problemas para compartir sus colecciones fareras  y eso es lo que ha hecho Diego Riera. El rincón farero que tiene en su casa merece la pena ser admirado. Diego ha decorado esta pared con fotografías de faros de Mallorca. Las fotos de sus cuadros son de Kiliart Gallery. Os dejamos un enlace por si queréis contemplar sus trabajos:  http://kiliart.com

Diego es un gran amante del mar y eso es vocacional puesto que su formación académica lo inclinó hacia la Biología. Con posterioridad, fue consultor de calidad y medio ambiente, luego técnico de calidad e incluso monitor de vela. Además, escribe en la Gaceta Náutica, el periódico de la gente de la mar. https://www.gacetanautica.es/

Se define como cartesiano: lo blanco es blanco, lo negro es negro y la explicación científica es la mejor.

¿Sabéis por qué comparte tantas fotografías de faros de las Baleares con nosotros? os diremos que se debe a su actual trabajo. Os diremos que se debe a su actual trabajo en «Amura Nàutic». Diego suele trasladar lanchas de una isla a otra. Por este motivo, cuando pasa cerca de un faro y puede fotografiarlo lo hace, para posteriormente mostrar las imágenes en las redes sociales.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-4-1040x962.jpgLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-1040x402.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-7-1040x479.jpg
Faro de Andratx

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-1.jpg
Faro de Formentor

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-8-1040x772.jpg
Faros de Sóller: Faro de Sa Creu y faro Capgros

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-3-1040x739.jpg
Faro de Colònia de Sant Jordi

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-5-1040x766.jpg
Faro de Porto Colom

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Diego-Riera-6-780x1040.jpg

Para despedirse Diego nos ha regalado esta curiosa fotografía con dos faros tallados en madera. Muchas gracias. Esperamos que tu rincón farero siga creciendo.

Nos vamos de «faros» a Mallorca con Santi y MariE (1ª parte)

El refranero español dice que:”a la tercera va la vencida”, pero no siempre es así. Nuestros amigos Santi y MariE lo han conseguido al cuarto intento. Para ellos, Mallorca se había convertido en un bastión inexpugnable pero gracias a su perseverancia han logrado conquistarlo. Podría parecer que estamos narrando una batalla pero no es así; se trata de un sueño que por fin se ha hecho realidad, conocer Mallorca.

Nos alegramos por nuestros amigos porque al conseguir ellos su ansiado sueño nos han proporcionado imágenes de algunos de los fabulosos faros que hay por toda la isla.

El primer faro que vieron Santi y MariE fue el de Formentor. Sin dudas el faro más impresionante de toda la isla por su ubicación. ¡Ojo! Que el faro de Porto Pí nos parece el más bonito de todos. Este faro inaugurado el 30 de abril de 1863 no es de los más antiguos de la isla, porque antes que él ya se encontraban en funcionamiento Porto Pí, Cala Figuera, Capdepera y Alcanada entre otros.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Formentor-1040x772.jpg
Santi y MariE posando delante del faro de Formentor

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Formentor-3-842x1040.jpg
Sobre la última roca del la península de Formentor se erige el faro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Formentor-2.jpg
Perspectiva maravillosa del faro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Santi-Formentor-4-847x1040.jpg
Los 22 metros de la torre del faro detacan sobre la escarpada costa

En la próxima entrega sabremos cuál fue la siguiente parada de nuestros amigos Santi y MariE.