Os Faróis portugueses por Arual. Farol de Esposende

Farol de Esposende

Os presentamos un nuevo faro de la ruta de los faros portugueses visitados por nuestra amiga Arual. El octavo faro del que os vamos a hablar es el “faro de Esposende” conocido en Portugal como “farol de Esposende”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Esposende-Po.jpg
Ubicación del faro en Portugal

Ubicación

Se encuentra en el margen derecho de la desembocadura del río Cávado, en el antiguo fuerte de -São João Baptista- de Esposende. Situado en la ciudad de Esposende, distrito de Braga, región de estadística del Norte (Portugal).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es localizacion-esposende.png
Localización exacta del faro en Esposende

Historia

En diciembre de 1866, se instala en el interior del antiguo fuerte de San Juan Bautista de Esposende [1702] una baliza lenticular montada sobre una lámpara de hierro. La finalidad de esta luz es la señalización de la barra que hay en las proximidades. Esta luz que existía en Esposende y fue precursora del faro se convirtió en una de las primeras luces de aceite, junto con las instalaciones existentes en Viana do Castelo, Ericeira, Belém, Medo Alto [margen derecha del Guadiana], Forte do Ilhéu {Madeira} y Ponta Delgada {S. Miguel}; hasta entonces el combustible utilizado había sido el aceite de oliva.

En 1883, la Comisión de faros y balizas elabora y aprueba el Proyecto de alumbrado y balizaje de los puertos del Continente del Reino, donde se prevé la colocación de una luz de puerto en Esposende. En 1913, la Asociación Comercial e Industrial de Esposende informa al almirante Augusto Eduardo Neuparth, ministro de la Marina, que el faro existente debe ser sustituido por otro con un mayor alcance luminoso. El “faro de Esposende” se construye bajo la tutela del Ministerio de Obras Públicas. Ese Ministerio será además el encargado de su gestión hasta el año 1925.

En 1922 se le encarga a la empresa parisina «Barbier, Bénard et Turenne» una torre de hierro con linterna con un radio de iluminación de 270º, de siete metros de altura focal. La torre servirá para la instalación de un aparato óptico de 5.º orden de luz fija.

Hasta 1925 estuvo en funcionamiento la baliza de luz fija roja [con un alcance entre 7 y 8 millas], instalada sobre una estructura metálica de montantes de hierro, en la casa que servía de vivienda al -faroleiro- farero. La luz se encuentra en el interior del fuerte de San Juan Bautista de Esposende. El 10 de abril tras concluir las obras del nuevo faro, situado en la estructura metálica que está vigente en la actualidad, entra en funcionamiento. El faro mantiene el aparato óptico primigenio [aparato dióptrico catadióptrico de 30 cm de diámetro]. No se reemplazó hasta 1926, fecha en la que se instala un aparato de 5.º orden con una distancia focal de 187,5 mm. El dispositivo de iluminación es una lámpara de petróleo. En 1925 empieza a funcionar una señal de niebla de forma provisional.

En 1938 se conecta a la red eléctrica pública, aumentando su alcance hasta las 22 millas náuticas. En 1943 se dota de nuevas infraestructuras al faro. Así, se modifica la vivienda del farero, se construye un depósito de combustible, un almacén para material y una casa de forja.

En 1978 se retira la antigua señal sonora. Además, se instala un nuevo equipo eléctrico sobre una estructura situada más cerca del mar. En 1980, se retira el todo el equipo óptico, siendo sustituido por un sistema rotativo mono bloque de paneles de óptica sellados <PRB 46>, con un alcance de 21 millas náuticas.

En 1994, se restaura la estructura metálica de la torre. También se retira el segundo balcón, base de sustentación de las trompetas de aire comprimido de la señal sonora. En 1996 se instala un detector de niebla con arranque automático en la señal de niebla <LIEX 710-23>. El 23 de noviembre de 1999 se modifica de nuevo el sistema de iluminación. Así, se sustituye la óptica <PRB 46> por un sistema <TRB – 400 máx. Lumina>.

Desde 2003, el funcionamiento del faro se realiza desde el “farol de Montedor” puesto que al ser automatizado los fareros tuvieron que abandonar sus puestos de trabajo. Actualmente, es gestionado por la Autoridad Marítima nacional de Portugal sita en Oeiras, distrito de Lisboa.

Descripción

Es una torre de hierro que tiene 15 metros de altura. El sistema de iluminación está situado a 21 metros de altitud. La característica de la luz que emite es de destellos simples y un periodo de cinco segundos.

Curiosidades

En el discurso de apertura de la sesión del 28 de julio de 1881 de la -Comissão de Faróis e Balizas- Comisión de faros y balizas, el consejero director Guilhermino Augusto de Barros comenta que: «…las balizas de los concejos de Viana y Esposende están ubicadas en el exterior y se utilizan al aire libre, ambas nacieron por exigencias de la ocasión, estando la segunda destinada a exhibir una luz que nunca se colocó…».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Esposende-2-506x1040.jpg

Nuevamente queremos darle las gracias a nuestra amiga Arual por compartir con todos nosotros sus fotografías y comentarios ya que estamos recorriendo los faros portugueses a través de sus colaboraciones.

El faro de Punta Médanos por Cecilia Barale

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Medanos-4-1040x780.jpg

Cecilia Barale, escritora argentina, autora de las novelas -El coleccionista- y -El último aullido del lobo-, ha hecho una reflexión intimista sobre el faro que le ha inspirado, el faro de Punta Médanos. No queremos romper la magia de este relato tan introspectivo, así que os emplazamos a que leáis próximamente la entrevista que nos ha concedido, en la que os desvelaremos más cosas sobre ella y los faros.

Mi faro, el faro de Punta Médanos.

Creo que todos en la vida tenemos un faro. Solo hace falta buscarlo. Y yo, como casi toda persona que pasó los veranos de su niñez mirando al mar, siento una extraña y profunda fascinación por ellos. Durante años me pregunté por qué esas construcciones que albergaban un pequeño punto de luz intermitente me habían parecido tan misteriosas, tan atrapantes.

De chica imaginé las más diversas historias en aquellos lugares inhóspitos y rodeados del encanto del mar. Imaginaba al farero como alguien solitario, luchando contra las inclemencias del clima para lograr que, gente que jamás iba a conocer, llegara a su destino. No me hacía falta más que mirar el mar, escuchar el incesante rugir de las olas y sentir la presencia muda del faro para pasar tardes inolvidables. Creo que ahí, sin darme cuenta, empecé a narrar las primeras historias en mi cabeza. Mi niñez estuvo marcada por el faro al que visitaba todos los veranos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Medanos-3-780x1040.jpg

El faro de Punta Médanos, situado cerca de la localidad de Mar de Ajó, en la costa de la provincia de Buenos Aires. Una simple torre metálica de casi 60 metros, hoy pintada de blanco y rojo, con una casa cilíndrica a sus pies. Y sus 298 escalones que hace un tiempo dejaron de estar abiertos al público.

Tuve la suerte de poder entrar y todavía recuerdo cierta sensación de ahogo al subir. Pero a esa sensación de ahogo siempre le ganó la sensación de encanto. Era como penetrar, al menos por un rato, en un mundo adulto y desconocido, un mundo donde todo podía pasar.  Si ese pequeño punto de luz podía decir tanto, verse desde tan lejos, guiar en medio de la niebla, yo también podía sentir que era la protagonista de la historia más misteriosa que se me ocurriera. Podía ser cualquier persona, y hasta podía ser todos juntos al mismo tiempo. Ese era el secreto entre el faro y yo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Medanos-1-780x1040.jpgLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Medanos-2-780x1040.jpg

El tiempo pasó y, con los años, mis ojos despojaron al faro de sus aspectos mágicos. Sin embargo, siempre vuelvo a ese lugar. Y cuando comienzo a verlo dibujarse en el horizonte, rodeado de médanos y eucaliptus, por un segundo vuelve a mí esa sensación de aventura que sentía tantos años atrás. Hoy me doy cuenta de que uno, en ese lugar, está solo frente a la naturaleza. Mirando de frente a un mar que devoró muchos, demasiados barcos, acariciado por el viento y la arena ardiente del verano. Uno está envuelto en el silencio estridente de la naturaleza. No hay ningún apuro impuesto por el hombre allí. Las conversaciones pueden esperar. Lo único que te recuerda que en algún lugar de la tierra existe el hombre es esa construcción.

Ajeno a las inclemencias del tiempo, ese delgado faro metálico sigue funcionando. Y transmite, entre parsimonia y mesura, una señal que ayuda a alguien anónimo a encontrar el horizonte en medio de ese salvaje mar color gris. Ver con tus propios ojos ciertos paisajes del mundo, hacen que nuestro mundo tenga sentido.

Con el tiempo pude descubrir lo que ese faro representa para mí. Creo que todos los faros son un lugar a donde uno, lo sepa o no, ha de llegar. Y en mi caso, es la comunión del mundo de mi niñez con la vida actual. El lugar donde por primera vez supe que iba a escribir.

Es el hito del hombre en medio de la nada, la luz donde reina la oscuridad. Porque, al fin y al cabo, ¿qué es la vida sino un viaje donde todos buscamos un faro? El mío está en Punta Médanos, siempre dispuesto a recordarme quién fui. Ojalá mucha más gente pueda, algún día, descubrir su propio faro.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Medanos-6-1040x780.jpg

Muchas gracias Cecilia.

La borrasca «Lola» desde la ventana de Isa

Os presentamos una recopilación de imágenes de la borrasca «Lola» a su paso por A Coruña, más concretamente cuando se encontraba junto a la Torre de Hércules. La autora de las fotografías nuevamente es Isa, la vecina de enfrente de la Torre. Ella captó desde su famosa ventana estas instantáneas espectaculares de alguno de los 1.133 rayos que cayeron el pasado sábado en Galicia [principalmente en A Coruña y Pontevedra].

Estas fotografías han salido en numerosos medios de comunicación. Si tuvisteis la oportunidad de ver durante el domingo, en los telediarios, la sección del -tiempo- corroborareis nuestras palabras. Además, han aparecido en la edición digital de algunos periódicos y a través de las redes sociales se han compartido en todo tipo de perfiles. Por ese motivo, como homenaje a la encomiable labor que hace Isa hemos considerado pertinente realizar una entrada con las impresionantes imágenes de la borrasca en nuestro blog.

Ya sabéis que nuestra amiga Isa comparte desinteresadamente sus fotografías con todo el mundo. Así que le estamos enormemente agradecidos. Sólo os pedimos que le echéis un vistazo a sus perfiles en las redes sociales y podréis comprobar la infinidad de veces que ha retratado la “Torre” en todas las condiciones meteorológicas posibles durante las cuatro estaciones del año y la calidad de las fotos que hace.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es B-Lola.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es B-Lola-4.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es B-Lola-3-1040x780.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es B-Lola-5-1040x780.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es B-Lola-2-1040x780.jpg

Esperamos que hayáis disfrutado de esta sensacional secuencia de fotografías de la borrasca «Lola» . Muchas gracias Isa.


Nuevo concurso «Desafío farero»

«DESAFíO FARERO»

Desde hace unos meses hemos estado dándole vueltas a la cabeza para proponeros un nuevo concurso y se nos ha ocurrido un desafío. Lógicamente relacionado con los faros. El nombre es quizás lo menos elaborado del concurso puesto que tratándose de faros el nombre ha salido por inercia.

A partir del próximo día 1 de mayo os mostraremos una imagen parcial de un faro y os proporcionaremos una o varias pistas {dependerá de las respuestas que nos deis y del nivel de acierto}. Inicialmente no hemos fijado una fecha para la finalización del concurso puesto que dependerá de vuestro acierto. Para complicar más la cosa, no hemos elegido una fotografía de un faro sino que hemos escogido un modelo recortable que hizo nuestro amigo Andrés Puelma de Chile.

Podéis enviarnos vuestras respuestas a cualquiera de los enlaces que os mostramos abajo. Además, para que nadie pueda copiar las respuestas os pedimos que nos las enviéis por un mensaje privado.

Como siempre que hacemos un concurso tenemos regalos para todos aquellos que acierten. Tenemos 20 libretas para regalar entre los que averigüen el nombre del faro y entre aquellos que más se acerquen a la solución final. En esta ocasión, hemos contado con la colaboración de Eduardo Padial que nos ha proporcionado el diseño del faro de Málaga “la Farola”, incluido en la portada de las libretas y con Juanmi Ochoa que nos sugirió la idea del concurso.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Libretas-2-780x1040.jpg
Las libretas que vamos a regalarles a los ganadores y también a algunos de los participantes

Por favor, no las enviéis a través de un mensaje público. Muchas gracias y suerte a todos.

El faro de Roquetas de Mar por Víctor

Os presentamos una nueva entrada con fotografías del “faro de Roquetas”. A diferencia de la que hicimos con anterioridad, las imágenes de nuestro amigo Víctor son diurnas. Esto nos permite disfrutar de otra visión completamente distinta de este peculiar faro.

Víctor es un apasionado del mar y de la naturaleza en general que sueña con navegar por el mundo guiado por la belleza de los faros que nos rodean…y por eso cada vez que puede sale a recorrer los faros cercanos y no tan cercanos. En próximas entradas entenderéis el significado estas palabras enigmáticas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es V-E-Roquetas-1040x780.jpg

Ubicación

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Ubicacion-Roquetas.png
Localización exacta del faro de Roquetas

El “faro de Roquetas” está situado en la playa de la Bajadilla junto al castillo de Santa Ana en la localidad de Roquetas de Mar, provincia de Almería, Andalucía, España.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es V-E-Roquetas-2-780x1040.jpg

Historia

El 31 de diciembre de 1863 se enciende por primera vez el faro. Cuenta con una lente de 6.º orden que emite una luz fija blanca. Tiene una lámpara que utiliza el aceite de oliva como combustible.

Se desconoce con exactitud la fecha en la que se sustituye la lámpara original por una lámpara «Maris» de parafina.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es V-E-Roquetas-5-780x1040.jpg

El 5 de marzo de 1932 se subastan las obras del puerto refugio de Roquetas de Mar. Al terminar las obras se pensó trasladar el faro al dique pero finalmente se instaló una luz en el morro del dique para balizar el Puerto de Roquetas de Mar.

El 22 de febrero de 1941 la Jefatura de Estado responde al escrito de las autoridades de Marina en el que solicitan la instalación de un faro en el nuevo dique del puerto. En la respuesta se alega que el “faro de Roquetas” será sustituido por una luz roja de destellos equidistantes. Dicha luz se situará en el morro del dique del puerto de Roquetas de Mar. El 10 de mayo de 1945 entra en funcionamiento la nueva “luz del Puerto de Roquetas”. Es una luz balizadora roja con destellos equidistantes, situada en el morro del dique del puerto de Roquetas. Tras su encendido, se apagó el “faro de Roquetas”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es V-E-Roquetas-4-780x1040.jpg

En la actualidad, el edificio que alberga el faro se utiliza como sala de exposiciones gracias a un convenio firmado entre la Autoridad Portuaria de Almería y el Ayuntamiento de Roquetas de Mar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es V-E-Roquetas-1-780x1040.jpg

Queremos agradecerle a Víctor Eduardo que haya compartido con todos nosotros su visión particular del faro y emplazaros a que no os perdáis las próximas entradas que haremos con sus fotografías.

El viejo faro de Melilla por Enrique Ordóñez

Os presentamos una entrada con una acuarela del faro de Melilla dibujada por nuestro amigo Enrique Ordóñez. Vamos a contaros el motivo por el que su dibujo es tan particular.

Enrique es un arquitecto melillense prejubilado pero la faceta por la que le hemos pedido que colabore con este blog es porque entre sus aficiones se encuentra el dibujo y en particular, la pintura con acuarela. La primera de sus aficiones le viene de tiempo atrás porque como todos sabéis los arquitectos dibujan. Sí, los diseños por ordenador se basan en dibujos trazados a mano pero lo de la pintura con acuarela es mucho más reciente.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Enrique-Boceto-1040x670.jpg
Boceto del faro de Melilla a lápiz antes de pintarlo con acuarelas

Enrique se ha convertido en un dibujante famoso que se caracteriza por representar los edificios más simbólicos de la ciudad de Melilla, concretamente los que se engloban dentro de la denominada arquitectura modernista, ¡pero ojo! aquí viene la particularidad de sus láminas. Lo hace desde la visión que tenían de esos lugares los melillenses a principios del siglo pasado. Y por si esa característica no os parece suficiente como para hacer únicos sus trabajos, os diremos que además se jacta de no repetir nunca una acuarela. Por ese motivo, consideramos que su obra es diferente a todas las demás.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Melilla-2-1040x822.jpg
Modernismo melillense

Enrique se apoya en las fotografías de los edificios proporcionadas por sus amigos para realizar sus láminas. Hay que recordar que desgraciadamente muchos de los edificios que ha plasmado no se encuentran en pie en la actualidad. Se considera un perfeccionista y si podéis observar sus dibujos veréis que ese calificativo no es infundado. Su obra no tiene nada de minimalista sino más bien todo lo contrario, es hiperrealista. Una fotografía creemos que no ofrece tanto detalle como él se esfuerza en reflejar en cada una de sus láminas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Melilla-5-1040x702.jpg
Modernismo melillense

Nos comenta Enrique que tan solo tiene un dibujo del faro, cosa que no nos sorprende si tenemos en cuenta lo que acabamos de comentar [lo de no repetir sus dibujos]. Lo único que podemos objetar a esa afirmación es que en Melilla hay más de un faro por lo que esperamos que algún día saque tiempo y se anime a dibujarlos.

Por último, comentaros que su esfuerzo tuvo el reconocimiento que se merece en forma de exposición. Así, en junio 2016, expuso por primera vez “Pinceladas con historia” en el Real Club Marítimo de Melilla. Posteriormente, le han seguido otras en Madrid y Málaga. La situación que vivimos ha hecho que de momento no haya más exposiciones pero él sigue dibujando para cuando sea posible poder seguir mostrando su obra.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es melilla-1-1040x712.jpg
Al fondo a la derecha podemos ver la silueta del faro de Melilla

Hemos incluido dos de las acuarelas que ha escogido el propio Enrique para que podáis apreciar que nuestros halagos hacia su obra son merecidos. Muchas gracias por compartir con todos nosotros tu aportación al apasionante mundo de los faros.

-Faros de Tinta- por Edgar Max (XI)

FAROS DE TINTA

Seguimos con las tiras cómicas «Faros de Tinta» de nuestro amigo Edgar Max, dibujante y creador de Bill el Largo. Todos los sábados os emplazamos a que sigáis estas graciosas y ocurrentes historias. En cada entrada al blog recopilamos las cuatro tiras que Edgar edita semanalmente en Facebook.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 39.-El-retorno-del-gusano-abyecto-1040x725.jpg
39. El retorno del gusano abyecto
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 40.-Sherpa-I-de-II-1040x694.jpg
40. Sherpa (I de II)
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 41.-Sherpa-II-de-II-1040x741.jpg
41. Sherpa (II de II)
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 42.-Al-partir-una-SIN-y-una-flor-1040x727.jpg
42. Al partir, una Sin y una flor

Sinopsis: un profesor de historia quiere sacar un libro sobre el norte peninsular y para ello decide embarcar a su familia en un alambicado viaje de documentación por todos los faros del norte. Aunque encuentra ciertas resistencias, la idea va germinando y se ponen en marcha los preparativos para el viaje en furgo que cambiará sus vidas para siempre.

Celebramos un nuevo Día del libro

23 de abril, se celebra en todo el mundo el “Día Internacional del Libro” y nosotros desde este blog losfarosdelmundo.com queremos sumarnos a esta gran efeméride.

Aprovechamos para recordar la trascendencia de la literatura en la difusión del patrimonio de los faros puesto que cada vez son más los libros que versan sobre los faros.

El confinamiento nos ha servido para homenajear a todos los autores de libros que nos hablan de los faros puesto que hemos incluido en nuestras entradas entrevistas y reseñas hechas por nuestros amigos y seguidores. Esperamos seguir contando con vuestro apoyo y colaboración para seguir haciéndolo.

Feliz lectura.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dia-del-libro-2021-1.jpg

Óleos sobre lienzos de faros por José Rey Ripolles (2ª parte)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Ripolles-7-1040x497.jpg

Volvemos a poder disfrutar de los impresionantes oleos realizados por nuestro amigo José Rey Ripolles. Como ya sabéis, José es un gran aficionado a la pintura y a otras muchas disciplinas. A raíz de una visita al “faro de Formentor” en la isla de Mallorca surgió este reto personal de pintar faros. Hasta ese momento el mar y todo lo que lo rodea le atraía pero no sabemos si las majestuosas vistas desde el faro o hacia el propio faro lo que condicionó replantearse el cambio de temática en sus pinturas. Esto no quiere decir que única y exclusivamente José se dedica a pintar óleos con faros sino que este mundo [farero] le apasiona un poco más que otros.

Su colección supera los 60 lienzos y no tiene intención de dejarla estancada en esa cifra por lo que cuando volvamos a mostraros más cuadros ese número estará obsoleto. Nos sorprende que siga afirmando que la pintura es una afición más porque como podéis apreciar sus dibujos son alucinantes.

La importancia de su trabajo se basa en la variedad de modelos de faros y en la complejidad de modificar tanto las condiciones lumínicas como las perspectivas y reflejar las distintas estaciones en sus lienzos. Puesto que la temática de este blog  son los faros nos queremos ceñir a aquellos óleos que nos muestran faros en todas las condiciones meteorológicas posibles; con sol, con la luna, con tormenta, iluminados, etc.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Ripolles-5-1040x676.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Ripolles-6-1040x1031.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Ripolles-44-773x1040.jpg

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Ripolles-11-Pierres-Noires-1040x714.jpg
Phare des Pierres Noires en Bretaña (Francia)

Para despedirnos queremos reiterar nuestro agradecimiento a José Rey por su colaboración desinteresada con nosotros para que podamos mostraros parte de su colección de óleos. Muchas gracias.

Entrevista a Julio Herrera, autor de «Luz de Tormenta»

Julio Herrera

Para mí los faros son más que una construcción humana, son como un eslabón perdido entre la naturaleza y una sociedad que cada vez está más inmersa en las nuevas tecnologías y se ha ido distanciando de unos valores, como el amor a lo auténtico, la belleza de las cosas simples o el respeto hacia la naturaleza. Además los faros y sus entornos ralentizan el tiempo haciéndonos apreciar un paisaje, un atardecer, una tormenta, o el misterio de una luz que se pierde en la inmensidad del mar nocturno.

Como un ejemplo de ese magnetismo que los faros experimentan hacia las personas está el «faro del Cabo Peñas» en Asturias, que es uno de los lugares con más encanto del norte peninsular.

¿Qué distingue a los faros del norte de la Península de otros?

La costa norte de la península ibérica bañada por el mar Cantábrico y el océano Atlántico está muy expuesta a los fuertes temporales que en determinadas épocas del año bajan del norte de Europa. Además es una costa muy abrupta y rocosa con altos acantilados de vértigo, lo que la convierte en una de las más peligrosas para la navegación de toda la Península, no en vano un tramo de ésta se denomina La Costa da Morte debido al altísimo número de naufragios.

Su climatología es muy cambiante, creando unas luces en su entorno variadísimas y de una gran calidad para trabajar con ellas, desde el punto de vista fotográfico. Muchas de las fotografías realizadas para este libro las tuve que hacer en muy poco tiempo ya que unos rayos crepusculares, un arcoíris o una mágica luz de tormenta apenas duran unos segundos y hay que estar preparado. A veces el trabajo de toda una semana de planificación, información y búsqueda de localizaciones tan solo da como resultado una fotografía pero si el resultado era lo que buscaba siempre merece la pena.

Si a todo esto unimos la belleza, variedad física y el óptimo estado de conservación de gran parte del litoral norte, especialmente en tramos de la costa asturiana, algunos casi vírgenes, estamos en un entorno de un gran valor fotográfico en donde sus faros juegan un papel relevante.

De los cincuenta faros que seleccionas en el libro ¿cuál es el más especial para ti?

Esa es una pregunta difícil de contestar puesto que estamos hablando de casi 2.000 kilómetros de costa con faros construidos en su mayoría a lo largo de tres siglos (sin contar la Torre de Hércules que data del siglo II) y en lugares muy diferentes como cabos solitarios, islas, rodeados de bosques, a la entrada de un puerto o en la desembocadura de un ría. Además, el encanto de un faro no solo está en su arquitectura sino que a veces es más importante el lugar que lo rodea.

De todas formas, como fotógrafo, amante de la naturaleza y de sus manifestaciones más extraordinarias, uno de los que más me ha impresionado y más he fotografiado a lo largo de los años es el faro de la isla de Mouro en Cantabria, especialmente durante los fuertes temporales ya que el espectáculo que crean las enormes olas rompiendo contra este sobrio faro es simplemente impresionante. Sin embargo, podría citar muchos más como los faros de Cabo Vilán, Punta Nariga, Candieira, Cabo Ortegal o Punta Roncadoira en Galicia; faros de cabo Vidio, Peñas o Lastres en Asturias; faros cabo Mayor y Castro Urdiales en Cantabria o los faros de Gorliz, Machichaco y cabo Higer en Euskadi. De cualquier forma los cincuenta faros que aparecen en el libro tienen un encanto especial.

¿Con las nuevas tecnologías para la navegación crees que los faros son necesarios?

Evidentemente ya no son tan imprescindibles como hace cuarenta años, aunque siguen manteniendo actividad, su función se ha convertido más en una ayuda para la navegación de cabotaje que en una necesidad vital para su seguridad. De hecho, su futuro parece algo incierto ya que el número de fareros a su cargo es cada vez menor, casi todos están ya automatizados y como me decía José Luis, farero del «faro de Cabo Peñas» en Asturias que está a punto de jubilarse, ya no se forma gente nueva para la sustitución de los fareros por lo que puede que esta sea su última generación. Esta situación los hace aún más del gusto de los románticos.

Los faros representan todas esas cualidades que el movimiento romántico del siglo XIX manifestaba: valoración de lo antiguo y tradicional frente a las nuevas modernidades, sentimiento de soledad y de individualismo, total identificación con la naturaleza, y ansia de libertad y rebeldía. Todo el mundo se siente fascinado por los faros y su entorno, a nadie le dejan indiferente.

¿Los faros son tan inspiradores?

Son muchas las películas en las que aparece la figura del faro y en algunas es el centro del argumento. Recientemente se han estrenado dos películas muy interesantes con un faro como telón de fondo: “Keepers, el misterio del faro” del director Kristoffer Nyholm estrenada en el 2019 y “El faro” de Robert Eggers estrenada a principio del año 2020.

Los faros no son unas construcciones. Hay una pequeña cita de Manuel Rivas al inicio del libro en donde dice: …..no hay arquitectura comparable. Los faros son seres vivos. Más que formar parte del paisaje, lo crean.  Estoy completamente de acuerdo con Manuel Rivas y esta percepción sobre los faros es lo que hace que sean tan inspiradores para músicos, directores de cine, pintores o fotógrafos.

Es un elemento vivo que en la película “El faro” queda muy patente, pero también trasforma el paisaje porque no es lo mismo un cabo, una isla o un estuario con un faro que sin él.

Para mí como fotógrafo, los faros me resultan enormemente inspiradores, proporcionándole al paisaje una gran fuerza y dándole una dimensión y unas características diferentes. Además, como si fuese un ser vivo, este cambia del día a la noche, arrastrando al paisaje consigo. Cuando en la noche enciende su luz es como si despertara de un letargo y volviera a la vida.

¿Puede ser una solución a la conservación de los faros las iniciativas comerciales que han surgido en los últimos años?

Quizás una de las posibles soluciones para esa segunda vida pase por darles a los edificios otras funciones. De hecho, ya se está haciendo en algunos faros como es el caso del «faro de cabo Torres» en Asturias en el que hay una exposición permanente, lo mismo sucede con el de Cabo Peñas también en Asturias, Cabo Vilán en Galicia o el de Suances en Cantabria en el que está el centro de interpretación de un área natural protegida.

Además de estas soluciones, también se puede usar una parte del edificio como café o restaurante. Así sucede en el «faro del Cabo Vilán» y en el de «Punta Cabalo» en Galicia y por último, otra alternativa quizás la más polémica es la de convertirlos en alojamientos. Quizás esta alternativa quite algo de la magia y romanticismo a estos adustos monumentos, pero ante la perspectiva de ruina podría ser una buena posibilidad. De hecho, esto es bastante usual en otros países como Noruega. En la costa cantábrica hay un ejemplo en el «faro de la isla de Pancha» en Ribadeo donde existen dos apartamentos.

De cualquier modo no podemos olvidar que no dejan de ser edificios públicos situados en lugares enormemente seductores y que atraen a mucha gente, por lo que sus posibles usos no deberían restringir el poder visitarlos a cualquier persona.

Fuera de España ¿qué faros te han impactado más?

Todo faro tiene un encanto especial y los paisajes que los rodean suelen ser auténticamente espectaculares. Pero por citar algunos de los que más me han emocionado estarían el «faro de la Península Díaz» en el sur de Namibia. Es un faro sobrecogedor en medio de la nada, sobre una península desértica, áspera pero bella que se adentra en un mar salvaje, donde abundan leones marinos y una gran cantidad de aves.

En Islandia, el «faro de la isla de Grótta» abrazado por la aurora boreal o con las luces árticas del amanecer no tiene desperdicio. También el enorme «faro de Akranes» al oeste del país es de una belleza especial.

Otro faro que me ha transmitido grandes emociones es el de «Cabo Espartel» al atardecer. Este hermoso faro, el primero construido en Marruecos, es un símbolo de unión entre dos continentes que a la vez están cercanos y lejanos.

¿Cuál es tu próximo reto?

Actualmente estoy trabajando en varios proyectos:

Uno es un manual de fotografía sobre como fotografiar el paisaje en situaciones muy cambiantes y rápidas de luz como sucede en los amaneceres, atardeceres, tormentas, arcoíris, auroras polares, temporales marinos, rayos crepusculares, etc. Son imágenes de todo el mundo con las que quiero transmitir mis conocimientos y experiencia para no perder ese instante que a veces solo dura unos segundos y es crucial para conseguir la imagen.

Y por supuesto, sigo trabajando en varios proyectos sobre faros, siempre buscando luces especiales y momentos evocadores.